M&A: Fusiones y Adquisiciones

Una fusión o adquisición puede suponer una gran oportunidad para una empresa.
Pero para garantizar que todo el proceso de transacción se desarrolla con éxito es importante contar con el conocimiento y experiencia adecuado.

Fusión y adquisición empresarial como estrategia de desarrollo

En ocasiones, la venta parcial o total es una alternativa para negocios que buscan una oportunidad antes de recurrir al cierre. Pero en muchas otras ocasiones se recurre a estos procesos como estrategia de desarrollo externo empresarial, más específicamente como estrategia de crecimiento.

En este contexto, Trivia participa en el proceso de fusión o adquisición de la empresa, ofreciendo su experiencia previa en el sector y ayudando a las empresas en la toma de las decisiones más adecuadas para su situación.

Fusión de empresas

La fusión de empresas consiste en la integración de al menos dos empresas, dando lugar a una tercera empresa. Algo que caracteriza las fusiones es la pérdida de la personalidad jurídica de al menos una de las empresas implicadas, en ocasiones de ambas, así como la integración de los socios y patrimonios en una de las empresas participantes en la fusión o en una nueva.

Hay tres tipos de fusiones de empresas: fusión pura, fusión con aportación parcial al activo y fusión por absorción.

Adquisición de empresas

La adquisición de empresas consiste en un acuerdo a través del cual una empresa adquiere, parcialmente o en su totalidad, a otra empresa, es decir, se produce una toma de control de una empresa por parte de otra. Criterios tales como el aporte logístico, físico o económico  de una empresa sobre otra, determinará las condiciones del acuerdo.

Hay tres tipos de adquisiciones empresariales: Compra-venta tradicional, apalancamiento financiero o LBO y oferta de adquisición de acciones u OPA.

Motivos detrás de la fusión y adquisición de empresas

Aunque hay importantes diferencias entre las estrategias de fusión y adquisición, los motivos detrás de ambas acciones a menudo son comunes: aumentar cuota de mercado, mayor capacidad de negociación, reducción de costes, acceso a nuevos mercados, acceso a más tecnologías y más recursos, obtención de nuevos beneficios fiscales, diversificación de productos o servicios, internalización de procesos.

En los casos en las que las empresas se encuentran en una mala situación, la fusión o adquisición puede ser un medio para quienes se niegan a concluir su actividad y asumir las consecuencias legales y financieras ante el inminente concurso de acreedores.

¿Tu empresa puede beneficiarse de una fusión o adquisición?